Blog

Qué es un sextante marino y cómo debemos utilizarlo

Cómo funciona un sextante marino

Sí, hoy en día existe el Google Maps y los GPS para orientarte, y seguro que te suena lo que es una brújula, pero ¿sabes qué es un sextante? Te parecerá extraño, pero con un sextante puedes saber dónde estás sin conexión a Internet si estás realizando una ruta de navegación marítima. 

Desde Nautica Profesional, hoy queremos hablaros del sextante marino, que al igual que pasa con el GPS, es de gran importancia para situarse con exactitud sobre la superficie del océano, en latitud y longitud. 

El sextante en la navegación: Antecedentes

Durante siglos, la humanidad utilizó distintos instrumentos para poder medir la altura de los astros y planetas y de este modo determinar su situación. Uno de ellos es el astrolabio, que se inventó varios siglos antes de cristo en la antigua Grecia, para estudiar los movimientos de los astros y se utilizó aproximadamente hasta el siglo XVI, época en que se popularizó el cuadrante. Este instrumento permitía realizar mediciones más precisas que el astrolabio.

En el siglo XVIII, el inglés John Hadley inventó el octante, el predecesor del sextante. Este instrumento permitía tomar mediciones precisas gracias a la reflexión de las imágenes producidas por dos espejos. Unos años más tarde el astrónomo y fabricante de instrumentos matemáticos John Bird, a petición del vicealmirante de la marina británica John Cambell,  realizó una serie de modificaciones al octante hasta convertirlo en el actual sextante.

​​A partir de entonces, el piloto dispuso de las mismas herramientas que se han utilizado hasta hoy en día: sextante, cronómetro y el almanaque náutico.

¿Qué es un sextante marino o náutico?

Un sextante es un instrumento de navegación que permite medir la separación angular entre dos objetos. Un ejemplo que te ayudará a entenderlo es el siguiente: imagínate que estás en el mar utilizando el sextante y teniendo dos puntos de referencia como es la costa y una estrella. Con este instrumento, podrás saber dónde se encuentra con exactitud. Es decir, este objeto nos ayudará a calcular el ángulo entre un cuerpo celeste (la costa, un faro o cualquier otro punto de referencia) y el horizonte. 

Partes de un sextante marino

Partes de un sextante marino

Fuente: Wikipedia

Puede parecer complejo y difícil de utilizar, pero es mucho más fácil de lo que parece. Hay que partir de la base de que es un objeto que necesita tener dos puntos de referencia para obtener la información. 

Saber sus diferentes partes ayudará a entender más su funcionamiento:

Armadura o bastidor: Suele ser de metal y contiene un limbo graduado de derecha a izquierda.

Alidada: Tiene forma de radio, gira sobre el centro y se desplaza sobre el limbo. Lleva grabado un índice de números para poder ver los grados.

Espejo pequeño: Se encuentra a la izquierda y tendrá que ser paralela a la alidada cuando esta marque cero grados (este concepto lo explicaremos más adelante en el funcionamiento).

Espejo grande: Va montado sobre la alidada.

Visor: Se encuentra a la derecha del bastidor y a la altura del espejo pequeño. Es a través del cual podrás mirar.

Filtros: Delante de cada espejo hay un juego de filtros para reducir la luminosidad.

¿Cómo funciona un sextante?

Para tomar las mediciones se deben realizar una serie de correcciones y con la alidada a cero grados, a través del anteojo buscamos una estrella, un planeta o el sol. En este punto debido a la orientación de los espejos, por la parte izquierda del anteojo veremos el horizonte y por la izquierda el astro. Con un movimiento del bastidor y dejando la alidada fija iremos bajando el astro hasta que quede tangente con la línea del horizonte. Seguidamente procederemos a la lectura del ángulo.

Con la ayuda de almanaque náutico, que contiene una serie de datos astronómicos, y un cronómetro podremos realizar unos cálculos basados en la trigonometría esférica para poder hallar la situación.

Sextante náutico: Sus ventajas frente a dispositivos modernos

A diferencia de otros instrumentos marinos, el sextante permite medir los objetos celestes en relación con el horizonte, en lugar de hacerlo en relación con el instrumento. Esto permite una gran precisión. Pero, ¿con la llegada de instrumentos modernos, el sextante ha desaparecido? Vamos a explicarte por qué no ha desaparecido y por qué aún tiene mucha importancia.

El sextante no requiere electricidad, a diferencia de muchas formas de navegación modernas o de cualquier otro instrumento humano como los satélites GPS. Por eso mismo, se considera muy importante mantener un sextante entre las herramientas de navegación en los buques.

Además, en algunas regatas de altura, los participantes están obligados a saber posicionarse a través de los astros. También en los cursos de capitán de yate se enseña el funcionamiento del sextante y los cálculos matemáticos correspondientes para averiguar una posición.

¿Necesitas un seguro náutico para tu embarcación o negocio? ¡Contacta con nosotros!