Blog

Que es el mar de fondo. Los mejores consejos para navegar con el mar de fondo.

Qué es el mar de fondo y consejos para navegar

Mar, sol, olas y mucha aventura con grandes dosis de adrenalina, sin duda, son características y cualidades que nos puede aportar la navegación. 

Entre las muchas particularidades que tiene la navegación, hay una que se refiere a las olas, ya que antes de aprender a navegar, es necesario aprender sobre las olas y las mareas así como tener siempre una previsión meteorológica para trazar nuestro rumbo teniendo en cuenta este tipo de fenómenos meteorológicos.

En Náutica Profesional queremos que navegues seguro por eso en este post queremos contarte qué es el mar de fondo y cómo puede afectar en tu navegación. A ti navegante empedernido, sigue leyendo…

¿Qué es el mar de fondo?

El fenómeno del mar de fondo o swells (término en inglés) es el conjunto de olas que se alejan de una tormenta en el océano. Aunque todas las olas serán de diferente tamaño y potencia y se dirigirán en direcciones ligeramente diferentes, podemos hablar de los promedios de todas estas olas como un oleaje discreto. Tal como su nombre lo indica, es un mar que llega a las costas desde “el fondo” del océano.

Este movimiento en muchas ocasiones no es apreciable a la vista, pero lo notaremos por los vaivenes y cabezadas del barco. La ausencia de viento no impide la existencia del mar de fondo.

En la navegación atlántica encontraremos un mar de fondo que tendrá unas olas mayores en comparación con una navegación por el mediterráneo. Este último presenta un mar de fondo  más incómodo por tratarse de olas más cortas con las que el casco de nuestra embarcación choca más a menudo. Esto genera mayor peligro.

Te puede interesar ≫ Como actuar en caso de un accidente de barco

¿Qué provoca el mar de fondo?

El mar de fondo en el océano se forma a través de una combinación de la fuerza del viento, la duración del viento y el «fetch». La fuerza del viento es la rapidez con la que sopla el viento en la superficie del océano. La duración del viento es el tiempo que sopla sin interrupción. El fetch es la distancia que el viento recorre en la superficie sin que lo interrumpan los obstáculos.

Cuando el viento sopla sobre la superficie del agua, se produce una fricción y la energía se transfiere del viento al agua. El resultado es una cresta ascendente que se convierte en una ola. Con el tiempo y la distancia, la fuerza y la duración sostenidos del viento acumulan una gran cantidad de energía bajo la superficie del océano, formando olas más profundas conocidas como oleajes. Esta energía alimenta el oleaje para que pueda recorrer miles de kilómetros sin cambiar de altura o de forma.

¿Cómo saber si hay mar de fondo?

Todo depende de diferentes factores como clima, geografía en la zona donde navegas, tipo de barco y titulación, época del año, etc.  Sin embargo, hay algunos aspectos que nos permiten reconocer este fenómeno como:

  • La navegación con mar de fondo es generalmente pesada, ya que la embarcación se mueve arrítmicamente de un lado a otro afectando al deslizamiento de nuestro barco. Este tipo de movimiento genera sensación de mareo, por lo que conviene disponer a bordo de un botiquín tipo C que incluya pastillas antimareo.
  • Las olas del mar de fondo no reciben más fuerza que la del viento que las creó, por lo que, a medida que se acercan a la costa, comienzan a agruparse en «sets» de olas. Estas suelen ir siempre en la misma dirección, a no ser que reciban otros vientos que las hagan cambiar. En el mejor de los casos, este tipo de olas se separa por una misma distancia, aunque siempre puede haber variaciones.
  • Además del largo y continuo oleaje, el mar de fondo puede disminuir las franjas de arena en las playas, debido al arrastre que las corrientes de agua generan. 

Te puede interesar ≫  Como informar de un siniestro a mi compañia de seguros

Consejos para navegar con mar de fondo 

Debes considerar que si tienes una licencia de navegación, solo podrás alejarte hasta 2 millas de la costa, por lo que es más probable que te encuentres con mar de fondo. Si tienes el PER y te alejas hasta 12 millas de la costa, deberás tener en cuenta otras posibles dificultades. 

Estos son algunos consejos sobre técnicas de navegación para el mar de fondo:

  • El mar de fondo suele requerir una navegación a capa para mitigar el impacto de las olas sobre el casco.
  • Reconocer la previsión meteorológica es fundamental para no poner en riesgo nuestra embarcación.
  • Actualmente, en el mercado existen sistemas de predicción del oleaje que nos permiten tener una previsión de las olas que encontraremos en nuestra aventura náutica. 
  • Si el oleaje generado es muy fuerte, con olas de dos o más metros de altura, se aconseja atacar las olas por las amuras, ya que así se minimiza el riesgo de que se produzcan  escoras que pudieran llegar a hacer zozobrar la embarcación. Nunca debemos romper directamente contra las olas.
  • Acompasar la velocidad del barco a la velocidad a que se desplacen las olas, pues de este modo enfrentamos al  efecto de los llamados «pantocazos». Los pantocazos son bruscos golpes que se producen al caer con mucho peso la nave sobre la superficie del agua. La velocidad ha de ser en todo momento la necesaria para poder gobernar el barco, en función de cada tipo de embarcación y su diseño.
  • Cuando el barco es pequeño y el mar de fondo es fuerte, se debería buscar tierra únicamente como referencia, ya que en caso de acercarse mucho se corre el riesgo de encallar o terminar que el barco se pueda voltear por el oleaje. En cualquier caso, es necesario mantener en todo momento las manos sobre el timón y el cuadro de control de los motores, de tal manera que se pueda responder de forma rápida y eficaz ante cualquier imprevisto.
  • En caso de oscilación muy fuerte, es recomendable moverse en cubierta  siempre inclinado hacia el interior de la embarcación, siempre agarrado a un punto de resistencia. Incluso, si es necesario, muévase a ras del suelo.
  • Si la presión de las olas abre las vías de agua en la embarcación, primero intenta drenar el agua con una bomba hidráulica o cualquier utensilio que tengas (hervidor, etc.), luego bloquea la salida a través de parches de amianto o con una lona de modo exterior. Si pese a todo, la vía no decrece, debes pedir ayuda inmediata.
  • Debes cerrar lumbreras, escotillas y portillos a tiempo, así como comprobar que todos los grifos del barco están bien cerrados. Así mismo, se debe procurar de que no haya papeles u otros objetos que pudiesen obturar el funcionamiento de las bombas en las sentinas.
  • Las balsas salvavidas, arneses de seguridad y bote auxiliar deben ubicarse de forma que estén disponibles en todo momento para ser usados en caso de necesidad. Los tripulantes deben llevar siempre el chaleco salvavidas.
  • En caso de navegar a vela, es conveniente disminuir el foque y la mayor, y de esta manera conseguiremos mantener el equilibrio entre el velamen. Es muy  importante alejarse de la costa de sotavento, así como avisar en todo momento a los servicios de guardacostas del rumbo y situación.

No todos los barcos navegan igual, es conveniente conocer las características de nuestra embarcación antes de salir a navegar, más aún si tenemos mar de fondo. ¡A navegar!