Todo sobre las aguas jurisdiccionales españolas

Aguas jurisdiccionales españolas: ley y zonas

Las aguas jurisdiccionales de España abarcan una extensa porción de territorio marítimo que se extiende desde la costa hasta ciertas distancias, sujetas a la legislación nacional e internacional. A continuación, te explicaremos qué son estas aguas, cómo se definen, las zonas marítimas relevantes, la legislación aplicable y las implicaciones para la navegación.

¿Qué son las aguas territoriales en España?

Las aguas territoriales son aquellas que se extienden hasta una distancia determinada desde la línea de base costera de un país. Estas aguas son consideradas parte del territorio soberano del Estado costero y están sujetas a su jurisdicción.

Según la UNCLOS, las aguas territoriales son una prolongación del territorio terrestre, otorgando al estado costero la facultad de establecer leyes y regulaciones para su uso y aprovechamiento. 

En resumen, las aguas territoriales son una extensión de las aguas sobre las cuales un Estado costero ejerce su soberanía y control.

¿Cómo se limitan las aguas territoriales en España?

En el caso de España y según la BOE Ley 10/1977, las aguas territoriales se extienden desde la línea de base hasta una distancia de 12 millas náuticas, equivalentes a aproximadamente 22,2 kilómetros, medidas desde la costa. 

Según la Ley de Aguas de 1985, las aguas territoriales se consideran parte integral del territorio español, confiriendo al estado español plena soberanía sobre ellas. Además, las aguas territoriales también incluyen las aguas interiores y pueden estar sujetas a disposiciones adicionales según el derecho internacional, como la zona contigua. La zona contigua es una franja adicional de mar adyacente a las aguas territoriales donde el Estado costero puede ejercer ciertos derechos para prevenir infracciones aduaneras y fiscales.

Esta soberanía implica el derecho exclusivo de explotar y utilizar los recursos naturales presentes en estas aguas. Además, posee competencia exclusiva en áreas como policía, seguridad, defensa, inmigración y aduanas.

Zonas marítimas

Además de las aguas territoriales, España también tiene derechos sobre otras zonas marítimas, como la Zona Económica Exclusiva (ZEE) y la plataforma continental. La ZEE se extiende hasta 200 millas náuticas desde las líneas de base rectas y otorga derechos exclusivos sobre los recursos económicos en esa área. La plataforma continental, por su parte, se refiere al subsuelo de las áreas submarinas que se extienden más allá de las aguas territoriales.

¿Cuál es la legislación aplicable a las aguas territoriales?

El régimen jurídico de las aguas territoriales está establecido por el derecho internacional y la legislación nacional.

La legislación aplicable a las aguas territoriales en España incluye la Ley de Espacios Marítimos de 2014, que establece las normas para la delimitación y gestión de estas aguas, así como los derechos y obligaciones del Estado español en relación con ellas. Además, España está sujeta a las disposiciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), que establece los principios y reglas generales para la delimitación de las aguas territoriales y otras zonas marítimas.

Además de estas leyes, existen otras normativas que regulan diversas actividades en estas aguas. Por ejemplo:

  • Ley de Navegación Marítima: establece las normas y regulaciones relacionadas con la navegación marítima, la seguridad de la navegación, el registro de buques, la responsabilidad de los armadores, el salvamento marítimo, entre otros aspectos relacionados con la actividad marítima.
  • Ley de Aguas:  regula la gestión, uso y protección de los recursos hídricos en España. Establece los principios y procedimientos para la planificación hidrológica, el aprovechamiento de aguas superficiales y subterráneas, la protección de los ecosistemas acuáticos, entre otros aspectos.
  • Ley de Pesca Marítima: regula la actividad pesquera en aguas marítimas españolas, estableciendo normas para la conservación de los recursos pesqueros, la ordenación de la pesca, la protección del medio marino, las condiciones laborales de los pescadores, entre otros aspectos relacionados con la actividad pesquera.
  • Ley de Conservación de la Naturaleza: tiene como objetivo la protección y conservación del medio ambiente y los ecosistemas naturales, incluidos los ecosistemas marinos y costeros. Establece medidas para la conservación de la biodiversidad, la protección de espacios naturales protegidos, la gestión sostenible de los recursos naturales, entre otras cuestiones relacionadas con la conservación del medio ambiente.

¿Qué implicaciones tienen las aguas territoriales para la navegación?

Las implicaciones para la navegación incluyen el cumplimiento de las leyes y regulaciones del estado costero mientras se encuentra en sus aguas territoriales. Esto puede incluir requisitos de entrada y salida, procedimientos de notificación, y el respeto de las zonas de exclusión o restricción. 

Además, incluye la obligatoriedad de contar con determinados equipos de seguridad a bordo, la imposición de límites de velocidad para la navegación, la implementación de sistemas de señalización marítima y el respeto de las zonas de exclusión designadas para proteger la vida marina y los ecosistemas submarinos. 

Estas obligaciones tienen como objetivo garantizar un equilibrio entre la actividad humana y la preservación del medio ambiente marino en las aguas territoriales.

Las aguas territoriales tienen implicaciones legales y prácticas significativas para la navegación marítima, y es importante que los navegantes comprendan y cumplan con las regulaciones aplicables mientras se encuentran dentro de ellas.

REFERENCIAS